Necesita casi 300.000 euros para pagar la obra del nuevo centro de atención integral, por lo que llama a la solidaridad de las empresas grandes. No ha colaborado ni una decena.

Necesita casi 300.000 euros para pagar la obra del nuevo centro de atención integral, por lo que llama a la solidaridad de las empresas grandes. No ha colaborado ni una decena.

Necesita casi 300.000 euros para pagar la obra del nuevo centro de atención integral, por lo que llama a la solidaridad de las empresas grandes. No ha colaborado ni una decena.

G.G.U. Burgos/ 22/05/2018. La presidenta de Parkinson Burgos, Mª Jesús Delgado, ha lanzado un SOS al empresariado burgalés, dado que, siete meses después de haberles pedido colaboración expresa para financiar la construcción de su nueva sede y centro de atención integral para afectados por este trastorno neurodegenerativo, no llegan a la decena las firmas que han respondido. “Se me pone la carne de gallina de pensar que nosotros solos hemos podido pagar 196.908 euros, pero ahora necesitamos otros 284.000 euros. Y la obra nos la entregarán en dos meses”, afirma Delgado.

La asociación atiende a 103 personas al día y el objetivo de la apertura de un centro de atención integral es convertirse en referencia en el cuidado de los diagnosticados de esta patología que daña las estructuras responsables del control y de la coordinación del movimiento en el cerebro por carencia de una sustancia que también regula el estado de ánimo.

Así, el pasado noviembre se lanzó la campaña #CadaLadrilloCuenta para implicar a la sociedad burgalesa mediante una iniciativa novedosa: proponiéndoles que financiaran la colocación de cada uno de los 10.000 ladrillos que estimaron iban a necesitar para la reforma del inmueble del Hospital Militar en el que van a aglutinar todos sus servicios (terapias y centros de día). La idea era que los ciudadanos colaboraran con aportaciones de 10 euros por ladrillo y, de esta manera, se pudiera financiar el 25% de la obra, presupuestada en casi 500.000 euros. El resto, se confiaba a las grandes empresas.

Más de medio año después, los ciudadanos han aportado 21.000 euros (el 4,2%) y las empresas “mucho menos de lo esperado”, apunta Delgado, agradeciendo, eso sí, el apoyo de Sistemas Modulares Veima, la Fundación Provincial de Servicios Sociales, el Grupo Julián, las gasolineras Villarce, Archicerámica, Liceo de Idiomas, Ferroplás, Geotelecom y Activox. Y a éstas se suman dos instituciones: el Ayuntamiento de Burgos y la Fundación Gutiérrez Manrique. Todos ellos pueden patrocinar una estancia del nuevo centro o donar 2.500 euros a cambio de una ubicación privilegiada para su logo o imagen de marca en el recibidor del nuevo centro terapéutico. Una idea que encaja con la idea de Responsabilidad Social Corporativa, subrayan desde Parkinson.

Sin embargo, llegados a este punto, la entidad ha decidido recurrir a las entidades financieras. “No queríamos, pero vamos a tener que pedir un préstamo de 150.000 euros y el resto, a ver cómo lo pagamos, porque falta lo más caro: la caldera y el tema domótico”, lamentó Delgado, sin perder la esperanza de que alguna multinacional decida sumarse.

mayo 22, 2018

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *