Parkinson Burgos retrasa hasta 2019 la apertura del centro de atención integral en el Militar

La falta de financiación retrasa el traslado de Parkinson a su nuevo centro

Servicios Sociales ha desbloqueado la ayuda de 100.000 euros comprometida/ La falta de apoyo institucional y empresarial ha obligado a pedir préstamos a los socios

La Asociación Párkinson Burgos tendrá que esperar para poder inaugurar su nuevo Centro Multiservicio de Atención Integral en el antiguo Hospital Militar. En concreto, hasta principios de 2019. La falta de recursos económicos han paralizado las obras, que iban a muy buen ritmo para cumplir con los plazos previstos, y ese retraso hace imposible que la instalación abra sus puertas en octubre, como inicialmente se programó.

Así lo ha asegurado la presidenta de la entidad, María Jesús Delgado, tras conocer que el Ayuntamiento de Burgos finalmente ha desbloqueado la ayuda de 100.000 euros comprometida por el alcalde, Javier Lacalle. El Consejo de la Gerencia de Servicios Sociales dio luz verde a la subvención en su reunión de ayer, y el lunes se firmará el convenio de colaboración, por lo que el dinero no tendría que tardar en llegar.

Sin embargo, ya llegará tarde. De los 529.000 euros de presupuesto, a Párkinson Burgos todavía le quedan por conseguir unos 200.000 euros. La aportación municipal reduciría esa «deuda» a 100.000 euros, que Delgado está intentando conseguir através de un crédito bancario. El resto del presupuesto se ha cubierto con la venta de ladrillos (40.000 de los 100.000 que pensaban recaudar), su ahorro de 127.000 euros y préstamos que han tenido que pedir a los socios.

«Han respondido muy bien», reconoce Delgado, si bien no tenían intención de acudir a su ayuda. Y es que las administraciones y las empresas de burgos no han dado la talla y no han colaborado todo lo que se esperaba de ellas. El Ayuntamiento aporta 100.000 euros, pero llegan con retraso; la Junta garantiza su inclusión en el programa de ayudas de la Declaración de la Renta; y las grandes empresas, nada de nada.

Sin embargo, Párkinson Burgos ha conseguido salvar la situación (al menos de momento) y las obras se retomarán estos días. Eso sí, si vuelve a haber problemas de liquidez, pararán. Y lo que está claro es que no será hasta principios de 2019 cuando puedan trasladar sus servicios del Graciliano Urbaneja y Cortes al nuevo edificio del Hospital Militar. Lo importante es acabar las obras y poner en servicio el edificio, apunta Delgado, pues el acondicionamiento de los exteriores ya se acometerá.

Otras ayudas pendientes

Junto con los 100.000 euros comprometidos a Párkinson Burgos, el Ayuntamiento también debe otros 100.000 euros a Autismo Burgos para su centro de atención temprana. De momento, Fomento ha dado el visto bueno a los modificados urbanísticos necesarios para llevar a cabo el proyecto, que no empezará hasta que no contar con la ayuda municipal. Gema Conde aseguró ayer que se trataría en la próxima reunión del Consejo de la Gerencia de Servicios Sociales, del 8 de octubre.

Más información

Los grupos garantizan los 100.000 euros de ayuda al centro multiservicio de Párkinson
Parkinson Burgos hace una última llamada a las empresas antes de abrir su nuevo centro
septiembre 27, 2018

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *