El apoyo de Michelín agiliza el remate de la sede de Párkinson

El apoyo de Michelín agiliza el remate de la sede de Párkinson


La planta de Aranda aporta una cantidad que no se desveló y se hará cargo de los neumáticos de dos furgonetas

G.G.U. Burgos. La planta de Aranda aporta una cantidad que no se desveló y se hará cargo de los neumáticos de dos furgonetas.

La Fundación Michelín se convirtió ayer en “colaboradora de plata” de Párkinson Burgos, una categoría específica de la campaña de micromecenazgo que este colectivo sociosanitario lanzó a finales de 2017 para financiar las obras de su nuevo centro de atención integral, en el recinto del Hospital Militar. En principio, se explicó que quienes formaran parte de este grupo – pensado para la pequeña y mediana empresa de Burgos – aportarían 2.500 euros a la reforma y, a cambio, el logo de su empresa se colocaría en la entrada del inmueble, como muestra de agradecimiento. Ayer, sin embargo, no se desveló con qué importe patrocina la multinacional el nuevo centro, pero sí se subrayó que no sólo han dado un empujón a las obras, sino que se han comprometido a hacerse cargo de los neumáticos de las dos furgonetas “a perpetuidad”.

Párkinson Burgos atiende cada día a 127 afectados por esta enfermedad neurológica, que daña las estructuras responsables del control y de la coordinación del movimiento en el cerebro por carencia de una sustancia que también regula el estado de ánimo. Pero en la nueva sede llegarán a 200 personas, porque aglutinarán en el mismo espacio el centro de día y las terapias, dos servicios ahora repartidos entre un edificio de la Junta en Cortes y en el centro municipal Graciliano Urbaneja.

Así, la presidenta de la asociación, María Jesús Delgado, destacó que “a partir de ahora caminaremos junto a Michelín” y afirmó que “ojalá todas las empresas hubieran sido colaboradores de plata, porque todo habría sido mucho más fácil y no habríamos tenido parada la obra”, dijo, recordando los muchos problemas que han tenido para conseguir los 400.000 euros en los que se presupuestó la reforma. En gran medida, porque contaban con una colaboración que no se ha producido.

En cualquier caso, la obra se entregará el 30 de diciembre y la idea es trasladarse en cuanto puedan, para dejar sitio en el Gracilliano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *