De la Levodopa y sus mitos!

7 mitos sobre la levodopa que todo enfermo de Parkinson debe conocer

7 mitos sobre la levodopa que todo enfermo de Parkinson debe conocer

Ni es el único fármaco para tratar el párkinson ni siempre causa discinesias. La levodopa tampoco resulta tóxica a las neuronas y no pierde efectividad con el tiempo, solo es sobrepasada por la enfermedad.

Fuente: Infotiti.com

Ni es el único fármaco para tratar el párkinson ni siempre causa discinesias. La levodopa tampoco resulta tóxica a las neuronas y no pierde efectividad con el tiempo, solo es sobrepasada por la enfermedad.

7 mitos sobre la levodopa

La levodopa es el único fármaco para el párkinson.

Vale que es el fármaco más usado, pero no el único. De hecho, al inicio de la enfermedad es posible que la persona con párkinson esté en monoterapia con otros compuestos diferentes a la levodopa. Por ejemplo, con los llamados agonistas dopaminérgicos como pramipexol, ropinirol y rotigotina o con los inhibidores de MAO-B (selegilina o rasagilina). Estos fármacos también pueden ser administrados en combinación con la levodopa cuando sea necesario.

La levodopa pierde efectividad con el tiempo.

He aquí uno de los puntos mitificados de este fármaco, que con el tiempo deja de ser efectivo. Pero desde la Michael J. Fox nos aclaran que la levodopa sigue teniendo efecto, solo que la enfermedad ha avanzado y por eso se requieren dosis más elevadas y frecuentes para conseguir el control de los síntomas.

Elevar la dosis en muchos casos implica la aparición de las temidas discinesias, lo que a su vez lleva a plantear la opción de disminuir la dosis de levodopa, con la consecuencia de un menor control de los síntomas parkinsonianos, como el temblor.

La levodopa siempre causa discinesias.

Aunque en la mayoría de las personas el uso a largo plazo de levodopa terminará provocando discinesias, no en todos los enfermos ocurre.

Se considera que tienen más riesgo de desarrollar discinesias:

Quienes toman dosis más elevadas de levodopa
Personas que desarrollaron la enfermedad a edad muy temprana
Los que llevan más años con párkinson
Además, la gravedad de la discinesia varía mucho de persona a persona. Para algunos será solo un movimiento molesto de una pierna, mientras para otros simplemente es el peor síntoma relacionado con la enfermedad.

La Fundación Michael J. Fox nos recuerda que recientemente en EE.UU se aprobó el primer fármaco para tratar las discinesias, Gocovri, sobre el que puedes leer en el link anterior.

la levodopa

Evitar la levodopa es la mejor forma de tratar el párkinson.

Con todo lo anterior no es de extrañar que muchas personas busquen la vía de no ser tratadas con levodopa. Sin embargo, la realidad es que hasta el momento la levodopa es la forma más efectiva de controlar los síntomas de la enfermedad.

Evitar la levodopa por el temor a posibles consecuencias futuras, aun necesitándola en el presente, no es una buena idea.

El mejor consejo es optimizar el tratamiento poniendo en una balanza riesgos y beneficios.

También te puede interesar leer: Enfermedad de Parkinson, preguntas frecuentes (Parte II).

Tomar levodopa siempre implica modificar el consumo de proteínas.

En el artículo Parkinson y nutrición ya hablamos de que el consumo de proteínas, presente en alimentos como la carne, puede afectar la absorción de la levodopa si se toman a la vez.

Sin embargo, ese efecto varía de persona a persona y algunos apenas lo notarán. Igualmente prevenir nunca está de más, de ahí que los médicos aconsejen tomar la levodopa 30 minutos antes de la ingesta de proteína o 60 minutos después.

La levodopa es tóxica.

Con efectos a largo plazo como las discinesias no es extraño que algunos hipotetizaran que la levodopa resultaba tóxica a las neuronas y contribuía al avance de la enfermedad. Afortunadamente la investigación científica ha encontrado que esto no es así.

La dosis de levodopa es estándar.

No hay una dosis única que deben tomar todos los pacientes. Nada más lejos de la realidad. Encontrar la dosis óptima puede llevar un tiempo en el que el paciente trabaje estrechamente con su médico.

La dosis dependerá de los síntomas, la duración de la enfermedad y de la absorción del fármaco por cada persona. Como bien recuerda la Fundación Michael J. Fox, la dosis más baja que logre controlar los síntomas siempre es la ideal.

Fuentes y referencias
Rachel Dolhun (2017): Ask the MD: Myths about Levodopa. En https://www.michaeljfox.org/foundation/news-detail.php?ask-the-md-myths-about-levodopa

septiembre 8, 2017

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *