La falta de financiación retrasa el traslado de Parkinson a su nuevo centro

La falta de financiación retrasa el traslado de Parkinson a su nuevo centro

La instalación está casi terminada, pero faltan detalles que no se acometerán hasta que no entren las aportaciones pendientes | La asociación confía en que en octubre puedan estar en el nuevo centro


Está costando mucho más de lo previsto. Parkinson Burgos se ha visto obligado a retrasar su traslado al nuevo centro de atención integral por la falta de la subvención municipal de 100.000 euros y el propio crédito de 150.000 que se han visto obligados a solicitar a una entidad bancaria para cubrir el presupuesto de casi medio millón de euros.

Aunque estaba previsto que en julio llegase el ingreso del Ayuntamiento, hoy es el día que aún no lo ha hecho y eso ha llevado a que la empresa que está ejecutando la obra, haya decidido tomarse unos días de vacaciones. María Jesús Delgado, presidenta de Parkinson Burgos, no culpa a la empresa de tomar esta decisión, de hecho, la entiende, pero lamenta que no hayan podido recibir cuando estaba prevista la subvención municipal.

Tampoco han conseguido ultimar el crédito de 150.000 euros que han solicitado a Ibercaja. Las vacaciones en la entidad han impedido que se autorice un dinero que se han visto obligados a pedir ante la falta de respuesta del tejido empresarial de la ciudad. Delgado sigue sin entender por qué no se han cumplido las previsiones que la organización realizó antes de emprender el proyecto. Y es que es la pata del patrocinio la que más ha cojeado.

A pesar de las dificultades, el centro de atención integral, que pretende ser referencia de la asistencia a enfermos de Parkinson en toda la comunidad, saldrá adelante. El proyecto está a falta de algunos detalles, como el alta de los suministros, la instalación de sanitarios o la conexión de fibra óptica, pero todo lo demás ya está, explica Delgado.

Ahora sólo queda que los trabajadores retomen los trabajos y esos 250.000 euros pendientes de incorporar a la financiación del proyecto. Mientras, la previsión de haber hecho las maletas de los dos centros en los que trabaja Parkinson Burgos -Graciliano Urbaneja y Cortes- a finales de agosto o primeros de septiembre se queda obsoleta. Según calcula la presidenta de la asociación, estos planes sólo deberían de retrasarse un mes y en octubre deberían de estar estrenando este nuevo centro de 500 metros cuadrados construido en el Hospital Militar.

Cerca de 2.000 afectados

Para contextualizar la importancia de la puesta en marcha de este nuevo centro, cabe recordar que en toda la provincia de Burgos hay más de 1.800 personas que padecen esta enfermedad que afecta a las capacidades de movimiento de las personas. Parkinson Burgos atiende actualmente a 127, como consecuencia de su limitación de espacio en sus dos centros. Sin embargo, con la apertura del Hospital Militar la capacidad aumentará hasta las 200 personas.

Relacionado: Parkinson Burgos hace una última llamada a las empresas antes de abrir su nuevo centro …en Burgos Conecta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *